Por el efecto selfie aumentan las operaciones de nariz

La selfie, o autofoto, se convirtió en una de las principales modalidades fotográficas de nuestro tiempo. Sólo en 2014 se capturaron más de 93 mil millones de este tipo de imágenes en teléfonos Android por día. A pesar de la facilidad con la que se toman estas instantáneas, la corta distancia de la cámara provoca una distorsión del rostro debido a la proyección, sobre todo un aumento de las dimensiones de la nariz.

A pesar de lo cómodo que es sacar una autofoto, la corta distancia de la cámara se combina con la lente gran angular para inflar la nariz, explica una investigación publicada en marzo en la revista JAMA Facial Plastic Surgery.

El estudio llamado “Distorsión nasal en fotografías de corta distancia: el efecto selfie”, explica en detalle cómo distintos factores agrandan la nariz, incluso un esquema del proceso. A su vez muestra que, cuando nos sacamos la fotografía, la lente más ancha de la cámara y la distancia combinadas pueden aumentar significativamente el tamaño hasta en un 30%, teniendo en cuenta que esta se toma en promedio a unos 30 centímetros.

Cabe destacar que los usuarios que experimentado el efecto de distorsión nasal han contribuido a una mayor cantidad de cirugías cosméticas de nariz.

Este año, el 55% de los cirujanos dijo que los pacientes acudían a las rinoplastias basados en sus selfies o fotos en las redes sociales, versus un 42% el año anterior. En base a esta idea, el equipo de investigación dirigido por Brittany Ward se propuso crear un modelo matemático que explicara este aparente efecto, que hace que las personas piensen que necesitan una cirugía de nariz.

Observaron rostros como “una colección de planos paralelos que son perpendiculares al eje principal de la cámara”. Los investigadores compararon los tamaños de la nariz de personas cuyas fotos se tomaron desde 30 centímetros de distancia, como una selfie, y también desde 1,5 metros de distancia, que es una distancia estándar utilizada en los retratos. De todas sus comparaciones, pudieron demostrar matemáticamente el efecto de selfieque las fotos tomadas desde una distancia cercana distorsionan el tamaño de nuestras narices. En base a sus hallazgos, estiman que estas hacen que nuestras narices se vean un 30%  más grandes de lo que realmente son.

El efecto es similar a cómo se distorsionan los tamaños según lo lejos que se encuentre lo que está mirando. En el caso de las narices, estas fotografías las hacen parecer más gruesas y más anchas de lo que realmente son, y eso es un problema porque los cirujanos plásticos dicen que las personas generalmente prefieren narices más pequeñas.

“Los adultos jóvenes constantemente se sacan este tipo de fotos para publicar en las redes sociales y piensan que esas imágenes son representativas de cómo se ven realmente, lo que puede tener un impacto en su estado emocional […] Quiero que se den cuenta de que cuando se toman una selfie, en esencia, están mirando un espejo distorsionado portátil”, dijo Boris Paskhover, uno de los coautores del estudio, que también es un cirujano de cuello y cabeza.

Paskhover no es el único cirujano que informa pacientes con problemas del efecto selfieUna encuesta reciente realizada por la Academia Estadounidense de Cirugía Plástica Facial y Cirujanos Reconstructivos (AAFPRS) descubrió que el 42% de sus miembros informaron sobre pacientes que buscaban procedimientos cosméticos con el propósito de mejorar su apariencia en las plataformas de redes sociales.

Y aunque Paskhover y otros cirujanos plásticos están de acuerdo en que la nariz tiende a ser el punto débil más común en los millennialslos pacientes mayores también acuden a una consulta con el cirujano plástico por su infelicidad con fotos de Facebook. ¿De qué quieren hablar cuando llegan allí? Su cuello y sus ojos, los cirujanos informaron uniformemente.

A diferencia de algunos de los posibles pacientes con rinoplastia, los problemas identificados por pacientes mayores de 50 años son una combinación de cambios relacionados con la edad y el efecto distorsionado de una pantalla digital. “Ciertamente, las imágenes digitales pueden distorsionar y exagerar la gravedad de los cambios”, dice Patrick Byrne, director de cirugía plástica facial y reconstructiva en Johns Hopkins y miembro de la junta de AAFPRS.

Sí, dice, a cierta edad puede haber perdido un poco de plenitud debajo del párpado inferior, o la tapa puede estar más hinchada, pero la sombra debajo de los ojos que ve en un selfie puede ser exagerada por el ángulo de la cámara o la mala iluminación.

Como resultado, Byrne dice que sus conversaciones con pacientes mayores no son diferentes a las que tiene con “pacientes de rinoplastia joven”. Como él los describe: “Me doy cuenta de que parece que tenés una bolsa bastante grande o tejido sobresaliente de los párpados inferiores, pero podés encontrar imágenes donde no. Sentado enfrente mío, te ves muy bien.” Es importante, dice, que las personas se den cuenta de que es imposible tener una imagen exacta de como lucimos desde una pequeña pantalla LCD.

Debido a este efecto, el equipo de investigación aconseja a los pacientes que eviten el uso de las selfies que tomaron para determinar si desean o no una cirugía de nariz

Fuente: Linio tienda online.




Suscribete y recibí las novedades en tu e-mail